domingo, 23 de octubre de 2016

Crónica: "IV Japan Weekend Bilbao 2016"

Banner IV Japan Weekend Bilbao.
Crédito: japanweekend.com
     Este sábado 22 de octubre del 2016, pudimos asistir a otra edición más de la Japan Weekend Bilbao, la cuarta para ser correctos y la cosa...sigue igual, un poco a la deriva.

     Es cierto que con unos días de antelación se publicó el programa del evento, lo cual ya de por sí es un logro aunque hablaremos más tarde, pero se podía notar cierto descontento a la hora de las respuestas que recibían los interesados por las redes sociales. En muchos casos las respuestas llegaban con muchos días de retraso, los emails tardaban más de lo recomendable en ser respondidos y muchas acreditaciones no fueron aceptadas ni comunicadas hasta las 11:30 de la mañana (según nos comentaban otros acreditados). Los stands que encontramos dentro eran menores que en ediciones anteriores, pero el hecho de que la lista de stand "provisionales" que encontramos en la web, sea prácticamente la misma que en la primera edición y que sigan apareciendo stands como "Norma Editorial" para que luego no estén, es algo realmente molesto. Los horarios no se respetaron ni para entrar, ya que siendo la hora de apertura las 10:00 de la mañana y estando fuera a las 10:15 sin ver movimiento de gente, deja mucho que desear. Se echaba en falta un pequeño plano con un programa de las actividades para saber por donde moverte y a que hora por el pabellón. A todo esto hay que sumarle ver como, miembros de Japan Weekend están pintando carteles para diferenciar zonas o ver a estos discutiendo al lado de las taquillas sobre la organización del lugar, como hacer el trabajo y gritando a uno de ellos que no acababa de enterarse muy bien hacia donde tenía que ir.

     Desde luego que encontrarse con todo esto (y más) antes de acceder al pabellón, dejaba mucho que desear. Ya no vale la excusa de que estamos empezando, señores esta era la cuarta edición ya, ofrezcan un evento a la altura de lo que puede proporcionar el BEC y dejen de jugar con el dinero de los que aman todo esto.



Único día:

     
Algunos stands de la IV Japan Weekend Bilbao

     Después de esperar más de lo necesario, conseguimos acceder al pabellón del BEC donde tendría lugar esta IV Japan Weekend Bilbao. A primera vista, poco que destacar. Parecía que había menos stands que otros años y se echaba en falta alguna exposición, por lo demás los huecos vacíos del pabellón chirrían en nuestros ojos dejando de primeras una sensación de poca preparación.

Tazas y peluches, peluches y tazas.


     Recorremos los stands y el pabellón en general bastante rápido, demasiado rápido. Se echan en falta varios stands y nos volvemos a
encontrar rodeados de puestos de camisetas, tazas, peluches y supuesto material de importación traído de "Aliexpress" a precios abusivos. La única editorial presente en la IV Japan Weekend Bilbao, como en las anteriores ediciones, es IVREA, donde seguimos echando en falta ofertas que encontramos en la primera edición con descuentos en tomos según el número y no en colecciones concretas y cerradas. Las pequeñas exposiciones, por llamarlas de alguna forma, estaban más bien escondidas, compuestas una de ellas por una lonas de paisajes de japón donde sacarse alguna foto que diese la sensación de tener uno de los sueños de todo fan cumplido. La otra "exposición" estaba compuesta por unos pequeños cuadros con ilustraciones de "Los Caballeros del Zodiaco". Seguimos avanzando, pasamos por los stands de la "Legión 501" y "Airsoft Gandia" que repite con su pequeña galería de tiro viendo el éxito de la anterior edición (no muy complicado viendo las escasas alternativas). Después llegamos a unas mesas que parecen estar destinadas a actividades, pero la escasez de responsables nos dejan con la duda de si de verdad es ese su fin. Seguimos dando nuestro pequeño paseo por el pabellón, pasamos por el puesto de ramen para comprobar si los precios siguen siendo los abusivos de otras ediciones y, sí, se mantiene el robo de 5€ por un cuenco de ramen instantaneo. La cola empieza a crecer y las mesas con carteles de "prohibido comer" se llenan de comensales contentos con un cuento de sopa con fideos por el que han pagado la friolera de 5€, después de cuatro ediciones sigo sin explicármelo. Observamos los usuales "escenarios" de la Japan Weekend, los cuales cubren algo de espacio, pero en muchos momentos no dejan otra sensación diferente a "un altillo donde alguien sube a hacer el tonto", restándole el valor de auténtico escenario que podrían tratar de inculcar.

Recordando viejos tiempos.
     Pasamos por uno de los laterales donde vemos a algunos disfrutando de partidas al clásico juego de cartas de Yu-Gi-Oh!, pensando que es un torneo que estaba programado observamos un poco y en seguida uno de los responsables de la sección nos pregunta para echar unas partidas y recordar así nuestras partidas de la infancia, aceptamos sin dudarlo viendo que tal vez esto sería lo más interesante que podríamos hacer en todo el día dentro de la IV Japan Weekend Bilbao. Nos sentamos en una de las mesas y nos ofrece a cada uno abrir los mazos de iniciación preconstruidos que había encima de las mesas esperando ser usados. Los abrimos y nos explica los cambios más recientes viendo que ya habíamos jugado, aunque fuese hacía años, y que recordábamos las normas básicas y el funcionamiento de esto. Una vez que ya habíamos disfrutado de unas cuanta partidas nos levantamos de la mesa y fue cuando descubrimos que el mazo que habíamos abierto era para nosotros, para poder jugar cualquier otro día sin tener que comprarte uno por tu cuenta. Con este mazo en el bolsillo y una sonrisa en la cara por haber podido recordar nuestra infancia con estas míticas cartas, continuamos nuestra ronda por los stands.

Algunas de las piezas de Mitsuru Nagata
     Uno de los puestos diferentes y a la vez con su lado más japones era el de caligrafía japonesa y sumi-e de Mitsuru Nagata. Tenía muchísimas ganas de poder hacerme con alguna pieza, aunque fuese prequeña, de Mitsuru Nagata desde la primera vez que lo descubrí. Recuerdo que en cuanto lo encontré empecé a seguirlo en Instagram para poder estar al día de sus obras y disfrutar de ellas. Al de un tiempo, me enteré que tendría un stand en el II Salón del Manga y Cultura Japonesa de Bilbao, pero por motivos de trabajo no pude asistir, así que encontrármelo en la IV Japan Weekend ha sido una verdadera sorpresa. Lo cierto es que me enteré tarde de que estaría ahí, de haberlo sabido antes habría pensado en preparar una entrevista y hacerme con alguna obra más, pero espero poder seguir viéndole a él y a sus obras por aquí, aunque por lo que parece no podrá ser en esta edición del Festival del Manga de Getxo.

     Con la ronda ya finalizada recordé que había dos invitados para el evento, dos cosplayers y no tenía en mi memoria haberlos visto por el pabellón, así que por curiosidad fuimos en su búsqueda. Ahí estaban, vendiendo y firmando prints, en una esquina cercana a uno de los escenarios, Geheichou o Gehe a la derecha de la mesa y Elle a la izquierda. Personalmente, creo que estaban algo escondidos teniendo en cuenta que eran los dos únicos invitados de todo el evento y esto podría haberles resultado molesto, al menos bajo mi punto de vista.

     Iban pasando las horas y nosotros íbamos sumando vueltas y vueltas a los stands, esperando encontrar algo diferente, algo que nos pidiese quedarnos más, pero no fue así. Nos fuimos poco después del medio día, pensando que lo que en la edición anterior dejo una sensación de mejoría, se había perdido. Veremos que sucede en futuras ediciones, pero desde luego la organización necesita mejorar bastante y lo que está de cara al público mucho más, el evento pide algo de movimiento, algo de actividad, un no se qué encargado de hacer que la gente quiera pasar allí todo el día, los stands lloran por la escasa variedad de su repertorio, y en muchos caso de calidad, y las carteras se aferran a nuestras manos temblorosas ante los precios que se manejan. Sin duda, sigue habiendo mucho por pulir.

Algunas fotos más del evento:

 

 








No hay comentarios:

Publicar un comentario